• =?UTF-8?Q?=28IV=C3=81N=29=3A_TODA_PALABRA_DEL_PADRE_CUBRIRA_TODO_PECADO

    From ivanvalarezo@gmail.com@21:1/5 to All on Thu Jan 18 18:33:10 2018
    Sábado, 20 de Enero, 2018 de Nuestro Salvador Jesucristo, Guayaquil, Ecuador-Iberoamérica

    (Cartas del cielo son escritas por Iván Valarezo)

    TODA PALABRA DEL PADRE JURADA A ISAAC CUBRIRA TODO PECADO Y LA TIERRA CON SANTIDAD ETERNA:

    Nuestro Padre celestial necesitaba redimir a todos sus hijos que habían fallecido sin convenio de vida con Él ni menos ellos habían venido a conocer su santo nombre fuego y palabra viva, que les había dado poderes cotidianos no solamente para vivir
    una vida gloriosa y milagrosa en la tierra, pero también la entrada para la gloria celestial perpetuamente bendecidos y justificados. Por ello, nuestro Padre celestial tenía que introducir en la tierra su misma vida que todo lo que toca, entonces se
    vuelve santísimo así como Él mismo es perpetuamente junto con su Hijo Jesucristo y con su Espíritu Santo en el cielo, para que Él finalmente establezca su perfecta voluntad para vivir con sus hijos nacidos de su imagen hacia la eternidad.

    Ya que, nuestro Padre celestial necesitaba un nuevo hogar, en donde el pecado jamás ha existido antes ni menos tener amenazas que algún día del futuro se aparezca en su presencia santísima, como sucedió con Lucifer, desafortunadamente, su Arcángel,
    junto con una tercera parte de los ángeles caídos, creyendo que él se convertiría en dios para reinar con el santo nombre fuego. Nuestro Padre celestial realmente necesitaba su santo nombre fuego establecido eternamente sobre su nuevo reino que vendr
    a a existir sin relación alguna al pecado, que había nacido del corazón malvado de Lucifer y que no solamente sus ángeles caídos eran fieles a sus mentiras cada día hacia la eternidad, pero igualmente amenazaba de tomar toda su creación con mucha
    hostilidad perpetua.

    Por eso, es que nuestro Padre celestial le dijo a su Hijo Jesucristo y a su Espíritu Santo descendamos a crear al hombre en nuestra imagen y semejanza, para que él sea como uno de nosotros conociendo el bien y el mal, así como lo conocemos nosotros
    hacia la eternidad, para tener un nuevo hogar: en donde el pecado jamás exista eternamente. Aquí es cuando Adán nació de la imagen de nuestro Padre celestial para vivir conforme a la semejanza de su Hijo Jesucristo de su carne sagrada, sangre
    expiatoria, huesos inquebrantables, dándole vida abundante no solamente a su esposa Eva, pero igualmente a sus hijos siempre, convirtiéndose en la nación de sus sueños, en donde todo pecado no existe en su Espíritu, eternamente.

    Ciertamente, nuestro Padre celestial necesitaba empezar a formar su nuevo reino, en donde el pecado fallara en existir y Él vivirá con sus hijos eternamente sólo conociendo su buen corazón que bendice el corazón, mente, cuerpo y espíritu humano de
    sus hijos para crecer siempre y conquistar nuevas glorias y honras infinitas de su santo nombre fuego. Además, para que esto suceda, entonces nuestro Padre celestial tenía que amar, confiar y vivir únicamente con su Hijo Jesucristo y con su Espíritu
    Santo, porque ellos son su familia de amor y paz de su corazón santísimo, dándole vida no solamente a Adán y Eva junto con sus hijos, pero igualmente continua formando su asombroso nuevo reino con glorias perfectas, siempre.

    Por razones de que los únicos, que permanecieron fieles en su amor, paz y verdad para con Él, fueron su Hijo Jesucristo y su Espíritu Santo, porque cuando Lucifer pecó en contra de su santo nombre fuego junto con la tercera parte de los ángeles del
    cielo, entonces ellos contaminaron con pecado al resto de sus ángeles santísimos y fieles. Por ende, nuestro Padre celestial no tenía con quien más seguir amando, confiando para ver a su vida asombrosa crecer toda una eternidad venidera, pero ú
    nicamente a su Hijo Jesucristo y a su Espíritu Santo tenía: consiguiente, este nuevo reino que Él tenía en mente a crear, entonces tenía que empezar con su Hijo y con su Espíritu únicamente—su Juramento eterno.

    Aquí es cuando, nuestro Padre celestial empezó a verte a ti viviendo en su vida eterna con tus amados, incluyendo a tus vecinos y amistades igualmente, porque tú has nacido de su imagen y de su alma viviente para conocer su santo nombre fuego y así t
    puedas vivir su vida santísima en la tierra y en el cielo, para siempre. Sin duda, nuestro Padre celestial te ve sólo por su Hijo Jesucristo y por su Espíritu, porque no solamente son su misma familia íntima entre los ángeles, como siempre, que
    fueron fieles a Él y a su amor infalible ante el enemigo, que Él mismo decidido entregarte a ti postreramente toda su vida, pero únicamente por medio de su familia divina, perpetuamente.

    Por ende, en estos días tú mismo eres la perfecta voluntad de nuestro Padre celestial en la tierra cuando tú eres bautizado en agua y en el bautismo de su Espíritu Santo, invocando la perfecta santidad de su nombre bendito, su Hijo Jesucristo y el
    Espíritu Santo, para que su misma vida santísima bendiga tu alma con riquezas perfecta hacia la eternidad. Porque cuando nuestro Padre celestial envía sus riquezas del cielo para que caigan sobre ti y tus amados, incluyendo tus amistades, entonces Él
    lo está haciendo todo por medio de su Hijo Jesucristo y por su Espíritu Santo, enriqueciendo así su gran reino que eventualmente vendrá a ser parte de la tierra perpetuamente, para que nuevas glorias sean conquistadas al fin, siempre.

    Tú probablemente dirás, yo soy un pecador y siempre fallare en ser santo así como el Padre celestial lo es con su Hijo Jesucristo, con su Espíritu Santo y con sus ángeles—pero la verdad es---que Él mismo te dio vida saliendo de su imagen para ser
    tan santo y perfecto así como Él por el Juramente de su palabra viva. Además, desde que Lucifer traicionó al Padre celestial junto con la tercera parte de los ángeles caídos, entonces Él solamente piensa en descender sobre la tierra para vivir con
    sus hijos, que nacieron de su imagen y de su alma viviente, y que pronto renacerán de su bautismo, para ser tan santos y perfectos así como Él es eternamente y para siempre.

    Visto que, nuestro Padre celestial ha establecido un convenio de vida con Abraham y con el vientre estéril de Sarah que jamás morirá entre Él y sus hijos venideros, porque al empezar éste acuerdo sobre su Mesa santa, comiendo del pan y vino que
    representa la vida sagrada y los dones del Espíritu Santo, fue entonces formando su nuevo reino mundialmente, imperecederamente. Éste es el convenio de vida que está escrito sobre ti en estos días para que tú siempre vivas una vida triunfadora,
    porque fue escrita con palabras perfectas de nuestro Padre celestial que bendecirá el cada día de tu vida en ésta tierra y en la venidera del cielo, en donde tú caminaras con tus pasos bendecidos por el Espíritu Santo, continuamente.

    Ciertamente, estas son bendiciones cotidianas de los poderes y dones del Espíritu Santo listos siempre para transformar el mundo, en que Satanás ha descendido desde cuando la serpiente engañó a Eva para que coma del fruto prohibido del árbol de la
    ciencia del bien y del mal, para que los hijos sean maldecidos en su último día de vida, para siempre. Ya que, desde que nuestro Padre celestial llamó a Adán y a Eva a llenar de vida la tierra, entonces Él planeaba bendecirla, desde donde Él tomó
    un puñado del polvo para cubrir toda alma viviente de sus hijos, empezando con Eva, y así establecer su nuevo dulce hogar para vivir rodeado de su Hijo y de la perfección de su Espíritu, perpetuamente.

    Dado que, nuestro Padre celestial expresaría los sentimientos más profundos de su corazón santísimo, en donde el pecado no existe jamás, y así, Él vivir con sus hijos nacidos de su imagen y de su alma viviente y de su amor infalible de glorias má
    s maravillosas de su vida prístina, conquistando riquezas y glorias progresivamente, para su santo nombre hacia la eternidad. Además, aquí es cuando tú mismo entraras a la presencia del Padre celestial, renacido de su imagen, alma viviente y de su
    amor infalible establecido sobre su monte Sión y su Lugar Santísimo, sumergiéndote en el bautismo de agua, invocando su nombre, su Hijo y su Espíritu, y así entres eternamente a su nuevo reino de riquezas asombrosas para ti y los tuyos.

    Éste es el nuevo mundo de nuestro Padre celestial llenó de su vida prístina y de su palabra viva de amor, riqueza y de bendiciones para ti y los tuyos, incluyendo amistades del mundo entero, porque es su propia vida y con sus palabras santísimas
    habladas sobre el cuerpo sagrado de Isaac y del Espíritu Santo, bendiciéndote en estos días hacia la eternidad. Ya que, éste es el bautismo que el Padre celestial hará en tu vida, empezando ya para la eternidad, y esto que Él mismo te limpiara del
    espíritu de error y de la carne pecadora, entregándote su Espíritu Santo y la carne sagrada de su Hijo Jesucristo, en donde su voluntad perfecta está establecida únicamente bendiciéndote a ti y los tuyos, siempre.

    Por ende, al tú sumergirte en su bautismo de agua, invocando la perfecta santidad de su santo nombre, su Hijo Jesucristo y del Espíritu Santo, entonces, tú entraras en su Lugar Santísimo, en donde Él está sentado sobre su Silla de Misericordia
    listo para recibirte en su reino dorado de su perfecta santidad Jurada a Isaac, bendiciéndote con su misma vida prístina, como siempre. Aquí es cuando, nuestro Padre celestial es que siempre oirá ascendiendo de ti hacia su santo nombre fuego sobre su
    monte Sión y su Lugar Santísimo las glorias que Él soñó oír de sus hijos nacidos de su imagen y de su alma viviente, que bendice su corazón santísimo con su perfecto amor, verdad y justicia divina hacia toda la eternidad venidera.

    Puesto que, éstas son las nuevas glorias enriqueciendo su santo nombre fuego junto con su nuevo reino, en donde Él ha preparado mansiones de oro, de plata y de piedras preciosas que tú habitaras con los tuyos, incluyendo amistades, solamente para
    conocer de su amor perfecto y de su palabra viva, bendiciéndote como siempre con riquezas inagotables todos tus días de vida. Ya que, al tú emerger del bautismo de agua que habrás hecho invocando la perfecta santidad de su nombre, su Hijo Jesucristo
    y su Espíritu Santo, entonces Él cesara de oír del espíritu de error y de la carne pecadora de ti, pero ahora Él solamente oirá de su palabra viva de su Juramento a Isaac que lo enriquece cada vez más, siempre.

    Es decir también que cuando nuestro Padre celestial vio y oyó de ti desde que naciste del vientre de tu madre en la tierra, fue del espíritu de error y de la carne pecadora del fruto prohibido, que ofende su corazón santísimo y que siempre está
    sediento únicamente (su corazón) por toda verdad y justicia de ti hacia su nueva eternidad venidera. Por eso, es que cada vez que tú intentaste acercarte a nuestro Padre celestial con tus oraciones, porque tú necesitabas de sus bendiciones, para
    poder conquistar de tus metas que habías puesto en tu vida cotidiana para alcanzarlas, entonces tú fallaste de oír de Él y de su gloria enriquecedora, aunque Él siempre ha vivido enriquecido para bendecirte con abundantes riquezas celestiales.

    Porque siempre fue el espíritu de error y la carne pecadora en ti, diciéndole a Él y a su santo nombre fuego de que no hay amor en ellos hacia Él y su reino dorado que viene sobre el mundo, entonces, nuestro Padre celestial siempre falló en
    contestar tus oraciones, porque no hay bendición alguna para el fruto prohibido en tu alma. Visto que, nuestro Padre celestial tiene un convenio de vida que Él siempre ama, honra y exalta en tu corazón, alma, mente, cuerpo y espíritu humano, y éste
    es el Juramento a Isaac sobre el monte Sión, descansando sobre el Moriah, en donde Él derramó su corazón santísimo sobre su carne sagrada, como siempre, bendiciéndote hoy en día y hacia toda eternidad venidera.

    Y es aquí, en donde nuestro Padre celestial siempre fallara en oír del espíritu de error y de la carne pecadora, porque el bautismo de agua que habrás ejecutado, sumergiéndote en él como en la bañera, piscina, playa al invocar la perfecta santidad
    de su nombre bendito, entonces su Juramento a Isaac será escrito entero sobre ti hacia toda la eternidad venidera. Aquí es cuando, nuestro Padre celestial vera y oirá solamente de ti su perfecta palabra que salió de su corazón santísimo, amándote
    a ti, los tuyos y hasta tus amistades por todo el mundo, porque Él necesita alcanzar a cada hombre, mujer, niño y niña con su perfecto Juramento para bendecir las naciones y así enriquecer su nuevo reino con riquezas asombrosas.

    Visto que, siempre será por la palabra viva de nuestro Padre celestial que salió de su corazón santísimo hacia ti, los tuyos y amistades igualmente que te enriquecerá tu diario vivir junto todos los demás a tu alrededor en esta vida y en la
    venidera del nuevo reino angelical, porque no habrá ya más pecado ni tinieblas en todo tu alrededor, perpetuamente. Es decir también que la palabra perfecta de nuestro Padre celestial que siempre ha existido en su corazón santo por su gracia,
    misericordia, verdad y justicia divina finalmente vestirá tu mente, corazón, alma viviente, cuerpo y espíritu humano con sus perfectas glorias que tienen el poder para enriquecer tu vida en estos días siempre, gozando de su bondad perpetua hacia la
    eternidad.

    Dado que, desde que Adán y Eva comieron del fruto prohibido del paraíso, algo que nuestro Padre celestial les avisó de no hacer jamás, porque el día que comiesen de él entonces ellos vivirían cada día junto con sus hijos las palabras que salieron
    del corazón malvado de Lucifer, para engañarlos a todos ellos como las familias de las naciones, para siempre. Evidentemente, esto es exactamente lo que nuestro Padre celestial vio y oyó primero no solamente de Adán y Eva al pecar en contra de Él,
    su Hijo y su Espíritu Santo en el paraíso, pero igualmente, Él continua viendo y oyendo de ti y de tus amados, pecados, y por eso es que siempre has tenido tus oraciones sin contestar hasta hoy.

    A no ser que tú te bautices en agua, aboliendo el fruto prohibido en ti, que es el espíritu de error y la carne pecadora que siempre manifiesta palabras terribles del corazón pecador de Lucifer que se rebeló en contra de Él, su Hijo Jesucristo y su
    Espíritu Santo eternamente, para que tú siempre falles en conocer su vida y sus riquezas abundantes. Sin embargo, al tú sumergirte en el bautismo de agua, porque habrás invocado la perfecta santidad de su nombre, su Hijo Jesucristo y el Espíritu
    Santo, entonces nuestro Padre celestial vera y oirá de ti siempre palabras de su perfecta voluntad, emergiendo de su corazón santísimo como parte de tu vida solamente conociendo cada riqueza que desees poseer grandemente, hoy en día.

    Efectivamente, nuestro Padre celestial únicamente vera y oirá de ti sus palabras vivas como su perfecta voluntad, vistiendo su reino dorado que se establecerá sobre la tierra, reinando sobre las familias de las naciones con perfecta santidad,
    empezando con la casa de Israel, porque Él siempre vera y oirá sus palabras perfectas de ti en vez de las palabras pecadoras de Lucifer. Aquí es cuando, nuestro Padre celestial con riquezas preparadas no solamente para Adán y Eva pero igualmente
    para ti, aparecerán, porque tú serás de sus hijos nacidos de generaciones incontables como las estrellas del cielo, puesto que ya tú estarás viviendo su misma vida prístina, conociendo únicamente amor, paz, prosperidad, riqueza y glorias
    interminables: bendiciendo su santo nombre en ti toda una eternidad.

    Éste es el reino dorado de nuestro Padre celestial que siempre lo buscó poseerlo con sus huestes angelicales, pero el corazón malvado de Lucifer y sus pecados que nacieron de él, contaminó casi todo en su gloria angelical excepto a Él, su Hijo
    Jesucristo y su Espíritu Santo, y por eso es que Él puede volver a empezar todo contigo hoy en día. Visto que, éste es un reino angelical descendiendo progresivamente a vivir con la humanidad entera, pero siempre y cuando Israel renazca del bautismo
    en agua y del bautismo del Espíritu Santo, invocando la perfecta santidad de su nombre, su Hijo y su Espíritu, porque éste es el nombre que va cambiando la tierra desde su Lugar Santísimo, derramado glorias sobre ti, siempre.

    Milagrosamente, el nuevo reino de nuestro Padre celestial de glorias y de riquezas inagotables empezara a descender sobre la tierra, empezando en la tierra de Israel, porque la casa de Israel sea habrá finalmente bautizado en agua y en su Espíritu
    Santo, para jamás volver a ver el pecado en todo el espíritu humano del nuevo reino venidero, de su eternidad celestial. En otras palabras, cuando cada hombre, mujer, niño y niña de todo Israel mundialmente se bautice en agua, invocando la perfecta
    santidad de su nombre, su Hijo Jesucristo y su Espíritu Santo, entonces, nuestro Padre celestial finalmente se levantara de su Silla de Misericordia del Lugar Santísimo en toda victoria eterna, porque toda su tierra será sin pecado por fin, para
    siempre.

    Aquí es cuando, el trabajo que nuestro Padre celestial ordenó que su Hijo y su Espíritu Santo cumpliesen, finalmente manifestaran sus frutos, cuando Israel empiece a vivir su vida prístina que Él personalmente le otorgó a Abraham y a Isaac cuando
    ambos ascendieron su monte Sión, descansando sobre el Moriah, para encender el fuego de su nuevo reino mundial sobre la tierra. Aquí es donde nuestro Padre celestial necesita que tú estés viviendo ya hoy, porque Él entregó poderes de su corazón
    santísimo para que su gracia, misericordia, verdad y justicia divina te vistan cada día de tu vida junto con tus amados, incluyendo amistades, y en el reino angelical igualmente, para que siempre tú conozcas amor, riquezas y alegrías interminables
    toda una eternidad.

    Como resultado, nuestro Padre celestial caminara contigo por calles pavimentadas en oro hacia tu mansión de oro, plata y de piedras preciosas que Él ha creado junto con su Hijo Jesucristo y con su Espíritu Santo, en donde tú vivirás con tus amados y
    amistades solamente conociendo bondades interminables de su corazón santísimo hacia ti y todos los tuyos toda una eternidad. Presentemente, esto es algo que empieza contigo y tus amados, incluyendo amistades, porque palabras de su perfecta voluntad est
    n ya escritas sobre tu interior y exterior, en donde Él jamás volverá a leer del espíritu de error y de la carne pecadora, pero únicamente de su Espíritu Santo y de su Hijo Jesucristo, complaciéndole a Él toda una eternidad siempre, empezando ya.


    Ciertamente, ésta es su misma vida bendita que nuestro Padre celestial necesitaba que su Hijo Jesucristo la viva con los diarios poderes y dones milagrosos del Espíritu Santo por las calles, pueblos y ciudades de Israel, para entrar así en cada hogar
    israelí, en donde Él personalmente liberarlos de Satanás, por los poderes del Juramento a Isaac hacia toda la eternidad venidera. Visto que, ésta es la vida personal de nuestro Padre celestial que siempre la ha vivido con su Hijo Jesucristo y con su
    Espíritu Santo, pero ahora Él quiere compartirla con sus hijos nacidos del bautismo de agua y del bautismo del Espíritu Santo, enseñándoles a ellos cómo vivir al placer perfecto del corazón santísimo de Dios en estos días, y siempre.

    Ya que, ésta es la vida enriquecedora que nuestro Padre celestial les entregó ya a sus hijos por toda la casa de Israel y las familias de las naciones, empezando con Abraham y Sarah, al comer ellos del pan y vino de su Mesa santa, para que ellos tengan
    todo privilegio divino entrando al cielo eternamente enriquecidos y justificados en cualquier día. Porque ésta es la vida perfecta de nuestro Padre celestial aceptada en el Lugar Santísimo, sentado y esperando sobre su Silla de Misericordia por sus
    hijos de Israel y de las familias de las naciones, puesto que ésta es su vida prístina que Él siempre ha conocido y amado toda una eternidad, y que la comparte con Israel y contigo igualmente hoy.

    Ya que, ésta es la vida perfecta de nuestro Padre celestial, derramada sobre su Hijo Jesucristo nacido como Isaac del vientre estéril de Sarah, por el Espíritu Santo, para que tú poseerla y así vivirla eternamente únicamente para amar, honrar,
    alabarlo a Él y a su nombre todopoderoso con palabras del Juramento a Isaac subiendo de ti hacia su presencia santísima, siempre. Porque estas son palabras de perfecta voluntad de nuestro Padre celestial que existen en su corazón santísimo que su
    Hijo Jesucristo y su Espíritu Santo han amado toda una eternidad celestial, y que tiene que ser amadas cotidianamente en cada hombre, mujer, niño y niña de todas las familias de las naciones, pero solamente por su Lugar Santísimo y la sangre
    expiatoria salpicada.

    Visto que, nuestro Padre celestial derramó su palabra desde su corazón santísimo sobre Isaac tendido sobre el madero del monte Sión, empezando el sacrificio continuo de su Hijo Jesucristo que salvara no solamente a todo Israel pero igualmente a cada
    hombre, mujer, niño y niña de las naciones, subiendo de ti su palabra vivía hacia Él, enriqueciendo así tu alma hoy, perpetuamente. Porque el Juramento de nuestro Padre celestial a Isaac es para bendecir no solamente a Israel y las familias de las
    naciones por las generaciones de la tierra, pero igualmente, tienen que ascender desde cada hombre, mujer, niño y niña, bendiciendo su corazón santísimo junto con su santo nombre fuego, y así enriquecerte con sus riquezas progresivamente, empezando
    ya.

    Dado que, al tú pasar por los bautismos del agua y del Espíritu Santo del Lugar Santísimo, entonces, nuestro Padre celestial jamás será nuevamente ofendido por el fruto prohibido y sus palabras cotidianas de maldad en contra de Él, su Hijo
    Jesucristo y su Espíritu Santo, porque su Juramento a Isaac se levantara con palabras perfectas de ti, bendiciendo su santo nombre, siempre. Realmente, nuestro Padre celestial jamás volverá a oír palabras malvadas de ti, porque tú las heredaste de
    Adán y Eva que comieron del fruto prohibido, dado que tú habrás renacido del agua y del Espíritu Santo instantáneamente, en donde tú entraras en su perfecta vida llena diariamente de palabras del Juramento a Isaac, bendiciéndolo a Él cada día
    hacia la eternidad, perpetuamente.

    Aquí es cuando, nuestro Padre celestial finalmente empezara a gozar de tu presencia en el Lugar Santísimo aun cuando vivas en la tierra todavía, porque por su vida eterna, dada a ti ya y saturada con su Juramento a Isaac, entonces tú empezaras a
    vivir con Él antes de algún día ascender a la gloria celestial, eternamente justificado hacia la eternidad venidera. Aquí es cuando, tú vivirás la vida misma de nuestro Padre celestial así como su Hijo Jesucristo y su Espíritu Santo la vivieron
    por las calles, pueblos y ciudades de Israel cuando el altar de Abraham e Isaac junto con el Lugar Santísimo entraron en cada hogar israelí, bendiciéndoles con su perfecto poder, gloria y prosperidad, para que tú vivas hoy justificado eternamente.

    Visto que, ésta es la única vida que realmente te ama en cada momento de tu vida en la tierra, y en donde las palabras del Juramento a Isaac se activaran en tu vida, arrancando, en tus asuntos cotidianos únicamente para encontrar amor, paz,
    prosperidad, riquezas, poder y abundantemente de su salvación eterna para ti, tus amados y amistades también, para siempre. Ésta es la vida eterna de nuestro Padre celestial ya bendecida con sus palabras perfectas que serán manifestadas en Israel
    como su perfecta voluntad, cuando todo Israel se bautice en agua y en su Espíritu Santo, porque será únicamente ahora que el pecado jamás será nuevamente en toda su creación, para que solamente su amor, prosperidad, y riquezas serán tu presencia
    cotidiana, continuamente.

    Es decir también que nuestro Padre celestial por fin vera su palabra viva fluyendo por toda su creación sin relación al pecado, que Lucifer junto con sus ángeles caídos cometió desde el día que ellos juntos se rebelaron en contra de Él, su Hijo
    Jesucristo y su Espíritu Santo, cuando viciosamente atentaron en contra de su santo nombre fuego sin permiso alguno. Ya que, ésta es la vida de arriba que realmente te ama junto con tus amados y amistades, porque la palabra de nuestro Padre celestial
    finalmente será el motor de tu vida no solamente en toda su creación, pero igualmente en su nuevo reino venidero sobre las naciones mundialmente, en donde Él vivirá con su familia divina en paz y gloria eterna contigo.

    Es decir, que cada palabra que empezara a trabajar en tu corazón, mente, cuerpo y espíritu humano entonces será de su palabra viva de gloria perfecta que nuestro Padre celestial derramó sobre su Hijo Jesucristo nacido como Isaac del vientre estéril
    de Sarah, por el Espíritu Santo, para que Él jamás volver a oír las mentiras y maldiciones de Satanás en ti. Por ende, el nuevo reino de nuestro Padre celestial será sobre la tierra cuando todo Israel se bautice en agua y en su Espíritu Santo
    sobre el monte Sión y su Lugar Santísimo, entonces únicamente su palabra viva que Él derramó sobre Isaac tendido sobre el madero que vendrá a ser tu palabra cotidiana en la tierra y en el cielo, perpetuamente.

    Ya que, éste es el único camino posible en donde nuestro Padre celestial jamás oirá mentiras de Satanás habladas a Eva y luego a Adán y sus hijos por medio de la serpiente antigua del Edén, pero únicamente sus palabras vivas del Juramento a Isaac
    serán las que saldrán de nosotros hacia Él en el cielo glorioso para oírlas, por siempre. Por ende, cuando alguien se bautiza en agua y en su Espíritu Santo sobre su altar del amor eterno, entonces nuestro Padre celestial siempre fallara en oír de
    las mentiras de Satanás en que sus ángeles caídos han creído junto con Adán, Eva y sus hijos por toda la tierra, pero, inversamente, Él sólo oirá ahora sus palabras vivas del Juramento a Isaac.

    Por eso, es que las palabras malvadas que emergieron de Lucifer, creídas por Adán y Eva para engañar a sus hijos, al nacer en la tierra del vientre de sus madres, entonces estas palabras malvadas morirán perpetuamente en todas las naciones, y
    solamente para ser oídas las palabras del Juramento a Isaac en ti, enriqueciendo la vida de todos constantemente, para siempre. Porque las palabras de Satanás en el reino angelical cuando se rebeló en contra del Padre celestial, su Hijo y su Espíritu
    haciendo que una tercera parte de los ángeles tomen el santo nombre fuego, es lo que hace que el mundo sea más pecador que antes, llevando a las naciones finalmente hacia peores pecados para ser destruidos en juicios terribles, eventualmente.

    Sin embargo, con el Juramento a Isaac nuestro Padre celestial entonces hizo que por su Hijo Jesucristo nacido como Isaac del vientre estéril de Sarah, por el Espíritu Santo, fue revertir toda mentira de Satanás a Eva que engañó a Adán y a sus hijos
    finalmente para que mueran perdidos, luego, bautizándolos con palabras del Juramento entonces Él canceló toda mentira, perpetuamente. Ciertamente, nuestro Padre celestial todavía sigue recreando todo en su vida prístina como desde cuando derramó su
    corazón santísimo sobre Isaac yaciendo sobre el madero, listo como una ofrenda encendida hacia Él en el cielo, entonces ha sido todo hecho para hundir con su bautismo en agua toda mentira de Satanás en cada hombre, mujer, niño y niña de las
    naciones, para siempre.

    Visto que, al nuestro Padre celestial dominar cada mentira de Satanás en el corazón, mente, cuerpo y espíritu humano de sus hijos en Israel y en las familias de las naciones, entonces Él habrá cubierto todo pecado de Satanás con su palabra
    todopoderosa de su perfecta voluntad de su Juramento a Isaac, finalmente llenando la tierra con nuevas glorias toda una eternidad. Por eso, es que cuando la casa de Israel sea bautizada en agua y en su Espíritu Santo sobre el monte Sión y su Lugar Sant
    simo, entonces Él no solamente habrá destruido cada pecado mundialmente, pero igualmente habrá cubierto todo pecado que aflige la vida de cada uno de sus hijos en Israel y en las familias de las naciones, perpetuamente.

    Porque así es que nuestro Padre celestial finalmente conquistara la tierra, al tener a toda la casa de Israel renacido del agua y del Espíritu Santo primeramente cuando todos sean bautizados para que sus palabras habladas como su perfecta voluntad
    Jurada a Isaac brillen perpetuamente, entonces postreramente cubrirá a la humanidad entera con santidad perfecta hacia toda la eternidad venidera, para siempre. Milagrosamente, nuestro Padre celestial empezara a renovar toda la tierra maravillosamente
    con toda la casa de Israel, al renacer todos ellos entre las naciones de los bautismos en agua y del Espíritu Santo sobre el Lugar Santísimo, invocando la perfecta santidad de su nombre, de su Hijo Jesucristo y del Espíritu Santo que todo Canaán será
    perfecta y santísima al fin, perpetuamente.

    Porque el Canaán que nuestro Padre celestial escogió para vivir con sus hijos no solamente con todo pecado hundido en el Mar Rojo cuando el Israel antiguo escapaba del cautiverio egipcio, pero igualmente salpicaron toda sangre expiatoria sobre todo
    pecador primero por el desierto Sinaí y sus infiernos, finalmente para cubrirlos a todos mundialmente con su perfecta voluntad, de su Juramento a Isaac. Porque nuestro padre celestial habiendo tenido a los hijos de Abraham nacidos en Egipto, fue para
    sacarlos con todo pecado de las naciones muertas ya en el infierno, para que todo pecado sea echado en su bautismo de agua, cubriéndolos luego con sangre expiatoria por el desierto, finalmente saturándolos con palabras de su Juramento a Isaac sobre su
    altar, para salvación eterna.

    Por eso, nuestro Padre celestial puede hacer no solamente a Canaán su dulce hogar sobre el monte santo de Jerusalén, que ha recibido ya su santo nombre fuego, clavado junto con su Hijo Jesucristo al madero de la casa de Israel, pero igualmente su
    palabra viva de su Juramento a Isaac levantada inicialmente desde el infierno hacia la gloria celestial, finalmente. Por ende, todo pecado de las naciones antiguas junto con los demás ha sido cubierto perpetuamente en el Mar Rojo, luego Israel caminó
    por el desierto bebiendo de la roca viva para comer de la Mesa del SEÑOR el maná, salpicando la sangre expiatoria del Lugar Santísimo para cubrir todo pecado sobre el monte Sión, para glorias eternas de su dulce hogar.

    Porque ahora nuestro Padre celestial no solamente ha abolido todo pecado del infierno, echándolos todos en su gran bautismo del Mar Rojo, pero igualmente bautizo a las familias de las naciones por el desierto del Sinaí con la sangre expiatoria de
    corderos, levantado a Israel y a muchos al Lugar Santísimo con salvación a todos en el dulce hogar, eternamente justificados, finalmente. Por eso, ahora todos podemos recibir una gran salvación, porque nuestro Padre celestial ha cubierto todo pecado
    del mismo infierno, echándolos en su gran bautismo en agua, luego salpicó la sangre expiatoria de corderos sobre las naciones por el desierto, finalmente para cantar victoria sobre el monte santo de Jerusalén con todo ritual y ceremonia de salvación
    perfecta para sus hijos mundialmente.


    [continued in next message]

    --- SoupGate-Win32 v1.05
    * Origin: fsxNet Usenet Gateway (21:1/5)