• =?UTF-8?Q?=28IV=C3=81N=29=3A_Semilla_santa_de_Isaac=2C_como_carne_sin_p

    From Elio I. Valarezo@21:1/5 to All on Fri Feb 5 20:37:55 2021
    Sábado, 06 de Febrero, 2021 de Nuestro Salvador Jesucristo, Guayaquil, Ecuador-Iberoamérica


    (Cartas del cielo son escritas por Iván Valarezo)



    Semilla santa de Isaac, como carne sin pecados: El PADRE celestial crece en nosotros con riquezas de Canaán sin cesar jamás:



    Legalmente, nuestro Padre celestial necesitaba llenar cielos y tierra con Él mismo enteramente: creados para sus hijos vivir con Él siempre enriquecidos en su amor insondable de su corazón santísimo, que Él siempre ha sentido por su Hijo Jesucristo
    y por su Espíritu Santo, logrando finalmente su nuevo reino, en donde su santo nombre fuegos es realmente amado, enriquecido y glorificado toda una eternidad. Esta es la vida gloriosa de nuestro Padre celestial, que Él necesitaba compartirla contigo y
    con tus amados, vecinos y amistades de siempre, y así, tú vivas en su amor asombroso, que su corazón santísimo siempre ha sentido por su Hijo Jesucristo y por su Espíritu Santo, en donde el pecado jamás existe toda una eternidad en su nuevo reino
    de la tierra venidera.


    Realmente, este es el reino dorado de nuestro Padre celestial: verdaderamente amado, enriquecido y glorificado por sus hijos nacidos de su imagen y de su alma santísima, empezando con Adán y Eva, para Él vivir con todo su corazón santísimo por ti y
    por tus amados en su reino enriquecido de paz y de felicidad eterna, en donde el pecado y tinieblas no existen jamás. Por ello, bautizado en agua, invocándolo a Él, como Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacobo, entonces, tú habrás renacido
    de su semilla santa, como su carne sagrada, en don el pecado falla en existir infinitamente, y así, tú vivas una vida enriquecida siempre, teniendo hijos que nacen en perfecta santidad como los ángeles, ejecutando obras maravillosas toda una vida
    entera.


    Ciertamente, nuestro Padre celestial necesita reiniciar su vida eterna y gloriosa contigo junto con tus amados, vecinos y amistades del mundo entero, pero siempre con su Hijo Jesucristo y con su Espíritu Santo, y así, Él puede mantener su integridad
    de su vida divina siempre, creando nuevas cosas en el cielo y en la tierra jamás tocadas por el pecado. Aquí, es en donde tú finalmente vivirás la vida eterna de nuestro Padre celestial, expulsando a Satanás, espíritus inmundos, enfermedades,
    problemas, pobrezas y la muerte enteramente de cada vida humana, viviendo tú con tus amados, como con tus hijos, pero nacidos con su carne sagrada y sangre expiatoria siempre haciendo obras en toda la tierra—bendiciendo a muchos con riquezas
    cotidianas de Canaán.


    Verdaderamente, nuestro Padre celestial fue santísimo creando cosas del cielo y la tierra entera, satisfaciendo demandas de su corazón santísimo por más amor, riquezas y alegrías para con su familia divina, como su Hijo Jesucristo y su Espíritu
    Santo, pero también nosotros somos su familia, conociendo únicamente de su amor asombroso de su corazón hacia nosotros junto con riquezas glorias y alegrías para siempre. Positivamente, esta es vida eterna de nuestro Padre celestial, saliendo tú de
    su imagen y de su alma santísima para vivir en la tierra, pero sin efectos del pecado en ti ni en tus amados, vecinos y amistades, porque Él necesita llenar la humanidad entera con su amor infalible de su corazón santísimo, pero únicamente con su
    carne sagrada y con su sangre expiatoria.


    Realmente, este el reino dorado de nuestro Padre celestial de su amor interminables, glorias y alegrías para su Hijo Jesucristo, su Espíritu Santo y para cada hombre, mujer, niño y niña nacidos de Él, en donde Lucifer fallará nuevamente para pecar
    en contra de su santo nombre, porque ahora Él crecerá en nosotros, llenando así su nuevo reino de su misma santidad perfecta infinitamente. Legítimamente, nuestro Padre celestial ha entregado su vida eterna, que Lucifer junto con los ángeles caídos
    falló en derrotar en la gloria angelical y en Canaán, para tú vivirla con tus amados en tu nación natal con Él mismo creciendo en ti siempre, conociendo así su amor asombroso, riquezas, paz, gloria y alegrías insondables por su santo nombre sobre
    el monte Sion, en Canaán.


    Definitivamente, será como en la gloria angelical con su Hijo Jesucristo, su Espíritu Santo y cada ángel siempre logrando su voluntad perfecta, porque Él es el que vive en ellos con su perfecta santidad, haciendo que el reino angelical y sus ángeles
    vivan su vida gloriosa de perfecta santidad enteramente en la eternidad: conquistando así riquezas, glorias y poderes de su santo nombre fuegos. Bien, esto es exactamente lo que nuestro Padre celestial necesitaba hacer con Adán y Eva, sin embargo,
    ellos se perdieron en el pecado, al ambos comer del fruto prohibido, del árbol de la ciencia del bien y del mal, cuando Él mismo ya les había avisado de antemano de jamás tocarlo, visto que, comiéndolo, entonces ellos morirían condenados a vivir
    una vida pecadora siempre.


    Esto significa, que el sueño de nuestro Padre celestial por un reino grandioso, en donde no hay pecado, se perdió momentáneamente, porque Adán y Eva comieron del fruto prohibido, transformando sus corazones de amarlo, de obedecerlo y de honrarlo a É
    l y a su santo nombre en un corazón similar al corazón malvado de Lucifer hacia a Él y su perfecta santidad en la Creación. Esto significa también, que Adán y Eva empezaron a olvidarse de cómo amar, honrar y alabar a nuestro Padre celestial y su
    santo nombre fuegos por medio de su Hijo Jesucristo y su Espíritu Santo, porque ambos les conocían perfectamente a ellos, como Dios Todopoderoso, entregándoles a ellos riquezas eternas, paz y vida junto sus hijos incontables en generaciones venideras
    de la Creación entera.


    Empero, ya que Adán y Eva, engañados por la serpiente del Edén, comieron del fruto prohibido: definitivamente, Él tenía que cambiar sus corazones nuevamente a que sean como su corazón santísimo, que ambos lo tenían de Él inicialmente, saliendo
    de su imagen para vivir a semejanza de su Hijo Jesucristo, bendiciéndolos, enriqueciéndolos y glorificándolos a ellos ambos toda una eternidad entera con su Espíritu Santo. Realmente, nuestro Padre celestial aun quería vivir con ambos Adán y Eva
    junto con sus hijos en generaciones venideras, para que ellos conozcan finalmente su amor asombroso de su corazón santísimo por su santo nombre fuegos en todo su reino angelical, pero igualmente ahora en su nuevo reino en la tierra, viviendo
    eternamente amado por sus hijos toda una eternidad entera.


    Sin embargo, este amor asombroso que nuestro Padre celestial necesitaba establecerlo en la tierra, es un amor jamás conocido por Lucifer y sus ángeles caídos, verdaderamente, es un amor asombroso que únicamente existe en Él con su Hijo Jesucristo y
    con su Espíritu Santo, pero ahora existirá en sus hijos grandemente, es decir, si ellos le obedecen a Él y a sus palabras vivas. Este es realmente un amor asombroso, que siempre ha existido en el corazón santísimo de nuestro Padre celestial, y que É
    l necesitaba derramarlo sobre su Hijo Jesucristo, pero nacido en Canaán, en la tierra, por poderes del Espíritu Santo, que hará que continúe creciendo por edades interminables en sus hijos, como tú y yo hoy en día –únicamente si nosotros le
    obedecimos a Él.


    Verdaderamente, tú le obedecerás ciegamente a nuestro Padre celestial en su semilla santa, nacida de Él, como su carne sin falla alguna eternamente, accediendo así tú mismo a su presencia santísima, eternamente bendecido, haciéndote digno de su
    confianza: confiándote riquezas inagotables de la gloria celestial, pero igualmente de la tierra entera, como en Canaán moderno, además, crecerás con Él progresivamente con sus riquezas siempre. En la tierra, nuestro Padre celestial siempre buscó
    entre las familias de las naciones a alguien decido a obedecerle a Él, y Él finalmente te encontró ti, tus amados, vecinos y amistades igualmente de alrededor del mundo entero—pero ahora, Él necesita tocarte a ti con su amor infalible de su corazó
    n santísimo, haciendo que tú regreses a casa nuevamente por fin.


    Ciertamente, tú necesitas regresar a nuestro Padre celestial, pero debes hacerlo inmediatamente bautizado en agua, invocando sus poderes divinos, como Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacobo, para que tú empieces a gozar de sus riquezas nacidas
    de su corazón santísimo para que tú las goces hoy en día en tu tierra natal y junto con todos tus amados para siempre. Sin embargo, para hacerte regresar a Él, su Hijo Jesucristo y su Espíritu Santo junto con sus ángeles, entonces, Él derramó de
    su amor infalible hacia ti de su corazón santísimo, algo imposible en la carne pecadora siempre contaminada con el fruto prohibido, por ende, Él tenía que entregarte su propia carne, por su Espíritu Santo—tú—naciendo de Él, como su hijo amado
    nuevamente.


    Definitivamente, tú has sido llamado junto con tus amados, vecinos y amistades de todas partes a su bautismo en agua, abandonando instantáneamente la carne pecadora y el espíritu de error por su carne sin pecados y su Espíritu Santo, en donde tú
    vivirás con Él, porque así necesita hacerlo Él todo contigo, para que tú finalmente seas enriquecido con riquezas cotidianas de Canaán siempre. Realmente, nuestro Padre celestial no estaba dispuesto a crear más ángeles, así como lo había hecho
    con billones de ellos en su Creación entera para amarlo, servirle y adorarlo a Él junto con su santo nombre, su Hijo Jesucristo y su Espíritu Santo, más bien, Él decidió tener sus hijos perfectos y santos, así como Él infinitamente, confiando en
    ellos ciegamente siempre con riquezas asombrosas.


    Ahora, para nuestro Padre celestial lograr esta obra maravillosa en la tierra y con sus hijos, empezando con Adán y Eva, contaminados ya del fruto prohibido, entonces, Él debía darle vida a su familia divina en Canaán, y así, tú regreses a Él por
    medio de su amor de familia maravillosa, manifestada en su dulce hogar, finalmente viendo vida nuevamente, enriquecido por Él infinitamente. Aquí, nuestro Padre celestial tuvo a Abraham, su escogido, llevando esta obra maravillosa, que Él no la logró
    en generaciones pasadas hasta que encontró a alguien como él, y así, finalmente Él se siente a su Mesa santa para comer del pan y vino de manos de su Hijo Jesucristo, como rey de Salem, conocido también como Melquisedec por las familias de las
    naciones.


    Esto fue algo muy importante, que nuestro Padre celestial necesitaba hacer con Abraham junto con su esposa Sarah sin poder darle vida a Israel entero, su nación dorada, que necesitaba estar en Canaán con carne sin pecados y con sangre expiatoria,
    quitando el pecado de la humanidad entera en un día, para llenar la tierra entera infinitamente con santidad perfecta del Lugar Santísimo. Realmente, nuestro Padre celestial necesitaba derramar de su santidad perfecta del Lugar Santísimo en Canaán y
    en la tierra entera, enriqueciéndote a ti y a tu nación, para que tú renazcas de su bautismo en agua y de su Espíritu Santo, conociendo únicamente sus victorias asombrosas en contra de todo enemigo, como Satanás, ángeles caídos, maldiciones,
    enfermedades, familias satanistas, muerte y el infierno tormentoso siempre.


    Ciertamente, comprobado que el Hijo amado de nuestro Padre celestial nació como Isaac del vientre estéril de Sarah, por el Espíritu Santo, entonces la carne sin pecados junto con la sangre expiatoria llena de su vida eterna descendió, llenando la
    tierra entera con asombrosos poderes cotidianos, vino así para que su amor infalible de su corazón asombroso te reciba nuevamente en su vida, eternamente enriquecida. Considerando que, no había otro camino posible para nuestro Padre celestial tenerte
    a ti, regresando a su vida eterna, llena de amor, paz, alegrías y riquezas sin fin para que tú las goces con Él junto con tus amados, porque tú naciste de Él para amar su santo nombre fuegos eternamente, por ello, tú debes vivir nuevamente, amá
    ndolo a Él grandemente por fin.


    Realmente, nuestro Padre celestial necesita llenar la tierra con su amor infalible de su corazón asombroso, que siempre te ha amado a ti junto con tus amados, vecinos y amistades, porque tú has nacido de su imagen y de su alma santísima únicamente
    para amarlo a Él y su santo nombre fuegos en la tierra, santificada con perfecta santidad ya toda una eternidad entera. Definitivamente, nuestro Padre celestial está llenando la tierra entera junto con los cielos con Él mismo para Él ser parte de ti,
    tus amados, vecinos y amistades, viviendo su misma vida personal siempre contigo, enriqueciendo su reino angelical infinitamente, y así, tú la conozcas—tu misma vida que tú tienes en Él continuamente—pero bloqueada de Satanás está, sin que tú
    conocerla jamás hasta hoy.


    Verdaderamente, fue importante para nuestro Padre celestial quitar el pecado de ti, tus amados, vecinos y amistades igualmente, teniendo así tú acceso instantáneamente hacia Él y su santo nombre fuegos sobre el monte santo de Jerusalén, en Canaán,
    en donde tú has sido bendecido, enriquecido y empoderado por Él: conociendo únicamente su amor infalible, riquezas y sus regalos divinos, entregados a ti ya perpetuamente. Realmente, su Hijo Jesucristo nacido del vientre estéril de Sarah, por el Espí
    ritu Santo, como su carne sin pecados y la sangre expiatoria y llena de vida para ti, tus amados, vecinos y amistades, redimiéndote del pecado, maldiciones, enfermedades, familias brujas, pobreza y muerte en el infierno tormentoso—porque su carne
    bendita ha derrotado a todo enemigo ya para siempre por ti, en Canaán.


    Además, nuestro Padre celestial te estará vistiendo con la carne sin pecados y con la sangre expiatoria de vida eterna de su Hijo Jesucristo, en donde no hay pecados, maldiciones, enfermedades, pobreza, ni muerte en el infierno, porque la carne de Adá
    n y Eva es del polvo, sin embargo, la carne de Isaac salió de Él: por ende, el pecado jamás existió en ti. Como resultado, es aquí en donde tú vivirás en su carne santísima, repeliendo pecados para recibir bendiciones nacidas del corazón santí
    simo de nuestro Padre celestial, amándote siempre a ti, únicamente para conocer victorias sobre cada enemigo y llenándote con riquezas interminables de la gloria celestial y de Canaán, y así, tú siempre tengas un futuro brillante con tus amados en
    toda la tierra perpetuamente.


    Esta es la carne sagrada, nacida de nuestro Padre celestial junto con su sangre expiatoria y llena de vida eterna por ti, tus amados, vecinos y amistades, fallando siempre en recibir pecados, maldiciones, enfermedades, brujerías, problemas, conflictos,
    pobreza, muerte y holocaustos, porque ahora El Todopoderoso vivirá en ti cada día hasta que su reino venga: conociendo únicamente, amor, prosperidad y riquezas inagotables, empezando ya. Ciertamente, en estos días, renacido del bautismo en agua en la
    bañera de tu hogar, porque sumergiéndote e invocando su santo nombre, como Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacobo, entonces, tú emergerás con nuestro Padre celestial y con su Espíritu Santo únicamente para vivir tu vida entera en tierra
    santa, que es Canaán y llena de riquezas sin fin por ti.


    Legalmente, esto es Canaán, escogido por nuestro Padre celestial para que sea tu dulce hogar junto con tus amados, vecinos y amistades, y es aquí en donde tú has sido muy amado por Él, su Hijo Jesucristo y su Espíritu Santo sobre el monte Sion, en
    tierra santa, para que tú solamente conozcas victorias con Él viviendo en ti en su carne sin pecados continuamente. Realmente, aquí es donde tú conocerás tu propia y única vida eterna y sus riquezas cotidianas, glorias, poderes, sanidades y
    victorias sobre todo enemigo, como Satanás y familias brujas con sus mentiras—porque esta tierra maravillosa de Canaán realmente te conoce de pies a cabeza, así como conoce a nuestro Padre celestial: finalmente tú vivas diariamente bendecido hasta
    que su reino venga.


    Porque esta es riqueza junto con poderes, sanidades, dulzuras: como leche y miel, sabiduría, conocimiento real del SEÑOR, inteligencia y más bendiciones, que nacieron contigo de nuestro Padre celestial, como cuando tú emergías de su imagen y de su
    alma santísima, únicamente para conocer amor de Él, su Hijo Jesucristo y su Espíritu Santo, enriqueciendo así su santo nombre fuegos en toda la tierra siempre. Sin embargo, Satanás con sus ángeles caídos está bloqueando estas bendiciones
    almacenas en Canaán, que te pertenecen a ti para siempre, para que tú las uses cada vez que las necesites, porque nuestro Padre celestial necesita enriquecer las familias de las naciones contigo, es decir, si tú estás dispuesto a obedecerle a Él,
    bautizándote en agua, para que veas su vida eterna: enriqueciéndote siempre.


    Legítimamente, esta es la voluntad perfecta de nuestro Padre celestial continuamente contigo, tus amados, vecinos y amistades, enriqueciéndote así con riquezas que nacieron contigo, cuando tú emergías de su imagen y de su alma santísima, que
    eventualmente enriquecerá la tierra entera para que su santo nombre fuegos reciba más amor, glorias, poderes de ti y de las familias de las naciones por muchas generaciones venideras. En otras palabras, nuestro Padre celestial te ha dado vida de su
    imagen y de su alma santísima para que tú lo ames a Él, así como su Hijo Jesucristo y su Espíritu Santo y sus ángeles lo han amado a Él y a su santo nombre por una eternidad, finalmente así Él solamente conozca de ti amor, gloria y riquezas en
    la tierra siempre.


    Legalmente, nuestro Padre celestial tiene que ser su voluntad perfecta en ti cada día, bautizado en agua y en el Espíritu Santo, para que tú vivas su vida eterna, que expulsa a todo enemigo de ti, tus amados, vecinos y amistades, porque los enemigos
    que te atacaran a ti, como Satanás, familias brujas y espíritus inmundos, seguidamente ellos atacaran a los que te rodeen. Entendiendo que, cuando tú veas algo anormal en tu entorno, como en tu hogar, lugar de trabajo o lugares que visitas
    frecuentemente, entonces, esto significa que espíritus inmundos operan con Satanás y la muerte para atacarte a ti y hasta derrotarte—sin embargo, bautizado en agua, tú les habrás derrotado a todos ellos eternamente—con sólo un bautismo en agua—
    tú eres libre del mal.


    Ciertamente, será, como cuando Israel antiguo abandonaba el cautiverio egipcio, liderados por Moisés, representaba al Mesías venidero, y nuestro Padre celestial, como Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacobo entonces Israel derrotó los ejé
    rcitos de Faraón, siguiéndolos a todos ellos para regresarlos al cautiverio nuevamente, pero los egipcios fueron ahogados en el Mar Rojo para jamás volverlos a seguir hasta hoy. Luego, Israel cruzó el río Jordán con Josué que los llevaba para
    derrotar a cada familia bruja, viviendo en Canaán en diferentes naciones, que tenían que ser removidas de su tierra santa, y así, ella fluya leche y miel para las familias de las naciones, por cuanto, nuestro Padre celestial necesita enriquecer su
    santo nombre fuegos diariamente con riquezas inagotables hacia la eternidad venidera.


    Actualmente: lo que tú necesitas, para ser perfecto y santo ante nuestro Padre celestial, su Hijo y su Espíritu, es su carne saliendo de Él, por el Espíritu Santo, como Isaac del vientre estéril de Sarah y, últimamente, de la hija virgen de David
    Isaac nuevamente, pero esta vez: como su Hijo Salvador, quitando el pecado de Israel y de las naciones para siempre. Ciertamente, al tú renacer de la imagen y del alma santísima de nuestro Padre celestial, entonces, tú volviste a vivir con Él en su
    corazón santísimo con tus amados, vecinos y amistades igualmente, únicamente conociendo bondades de su corazón santísimo, sin jamás dejar de amarte a pesar de que Lucifer engañó a Eva y a Adán con el fruto prohibido, contaminándote hoy a ti
    también.


    Realmente, tú naciste de nuestro Padre celestial, así como Adán y Eva, entonces nosotros emergimos de Él conociendo amor, paz, gracia, misericordia y riquezas asombrosas, haciendo su corazón santísimo muy feliz, por ende, tú también serás muy
    feliz, pero si regresas a su carne sagrada y su Espíritu Santo, bautizándote en cualquier lugar del mundo, entonces tú vivirás su misma vida, bendiciéndote incesantemente, como siempre. Verdaderamente, lo que a ti te falta, es nuestro Padre
    celestial que siempre ha vivió contigo, tus amados, vecinos y amistades en la eternidad, por medio de su Hijo Jesucristo y su Espíritu Santo, porque saliendo tú de Él, entonces, dijo: Hagamos del hombre, así como uno de nosotros, conociendo el bien
    y el mal junto con amor, paz, riquezas y alegrías insondables para siempre.


    Ciertamente, una vez que nuestro Padre celestial sea parte de tu vida, porque bautizado en agua, entonces, tú lo tendrás a Él: viendo en tu mente, corazón, alma, cuerpo y espíritu humano, es decir, que Él estará viviendo su vida eterna contigo,
    ejecutando su perfecta voluntad, así como con las huestes angelicales en el cielo, haciendo milagros constantemente contigo. Verdaderamente, tú has nacido de la imagen y del alma santísima de nuestro Padre celestial para amarlo a Él con su corazón
    santísimo instalado en tu pecho, porque bautizado en agua entonces tú lo estarás amando a Él junto con tus amados, vecinos y amistades, y así, tú lograras milagros constantemente siempre, bendiciendo a familias de la tierra, las veces necesarias
    que sean.


    Positivamente, así como nuestro Señor Jesucristo les dijo a familias hebreas, que todo lo que él ha logrado entonces ellos también lo lograran igualmente, porque él regresaba al Padre, para estar con Él, así como siempre ha estado con Él en la
    eternidad hasta que finalmente descendió, bendiciéndolos a todos para destruir a todo enemigo, por lo tanto, nada les será imposible para siempre. Ciertamente, nuestro Señor Jesucristo les hablaba a familias hebreas, bautizadas ya en agua, por El
    Todopoderoso, como Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacobo, abandonando la carne pecadora y el espíritu de error por la carne sin pecados y el Espíritu Santo, en donde Él crece en ellos siempre, en Canaán, liberando bendiciones que legití
    masete les pertenece a ellos y las naciones.


    Bien, esto mismo necesita hacer nuestro Padre celestial con cada hombre, mujer, niño y niña de Israel y de las naciones, abandonando la carne pecadora y el espíritu de error por la carne sin pecados y el Espíritu Santo, en donde Él crece en ellos,
    en Canaán, enriqueciéndolos en sus países natales, en donde sea que todos ellos vivan en la tierra de hoy. En adición, nuestro Padre celestial necesita enriquecer a cada hijo suyo de las familias de las naciones, empezando en Israel, no importando su
    fe religiosa jamás, porque Él ya ha quitado el pecado del mundo entero, seguidamente derramó enteramente su santidad perfecta del Lugar Santísimo por todo Canaán y por la humanidad entera, para manifestar su reino de amor eterno por sus hijos
    finalmente.


    Por ende, nuestro Padre celestial necesitaba remover pecados de la tierra entera en un día, clavando a su Hijo Jesucristo a su semilla santa, que es Israel y cada hombre, mujer, niño y niña que había nacido en la tierra y junto con aquellos de
    generaciones futuras para declararlos perfectos y santos para su nueva tierra de su amor eterno, manifestándose mundialmente al fin pronto. Por cierto, no hay pecado en Canaán y en la tierra entera, porque nuestro Padre celestial finalmente clavó a su
    Hijo Jesucristo victorioso sobre Satanás, ángeles caídos, enfermedades, conflictos, familias brujas, pobreza, muerte y al infierno tormentoso, para que Israel antiguo vea vida nuevamente, pero también las familias de las naciones pasadas y futuras en
    su nueva tierra nacida ya en Canaán.


    Realmente, esta es la nueva tierra con cielos gloriosos existiendo únicamente en el corazón de nuestro Padre celestial una eternidad entera, creada últimamente para vivir con sus hijos, bautizados en agua para recibir su semilla santa, como la carne
    sagrada de Isaac, en donde no hay pecado, conociendo su Espíritu Santo y riquezas asombrosas en Canaán y en la tierra entera, gozándolas diariamente siempre. Por todo ello, fue importante para nuestro Padre celestial tener no solamente a su Hijo
    Jesucristo naciendo del vientre estéril de Sarah como Isaac, por poderes del Espíritu Santo, en Canaán, pero igualmente a Jacobo con los doce patriarcas para que sus hijos nazcan en el cautiverio egipcio, finalmente rescatándote a ti al destruir tus
    pecados en el bautismo del Mar Rojo finalmente.


    Considerando que, bautizados del Mar Rojo, entonces los israelitas abandonaron la carne pecadora llena de pecados de las familias de las naciones pasadas y futuras generaciones, finalmente renaciendo como ciudadanos legítimos de Canaán para gozar de
    riquezas cotidianas para la humanidad entera, dado que la tierra entera tiene que ser enriquecida grandemente finalmente para recibir su reino de amor eterno por sus hijos. Aquí es cuando, bautizados ya del Mar Rojo, entonces, Israel antiguo se convirti
    en ciudadanos legítimos de Canaán y dueños legales de sus riquezas, enriqueciendo así no solamente a familias aliadas y amistades, pero igualmente a familias de las naciones pasadas y futuras, para que su nueva tierra se manifieste con todas sus
    grandezas nunca antes vistas por nadie.


    Consiguientemente, quienquiera puede acceder a grandes riquezas, nacidas de la imagen y alma santísima de nuestro Padre celestial, esperando por ti en Canaán siempre, pero confiadas a ti todas ellas únicamente en la carne sin pecados nacida de Él del
    vientre estéril de Sarah, por el Espíritu Santo y, luego, de la hija virgen de David Isaac nuevamente, pero como su Hijo Jesucristo, salvándote, últimamente. Entendiendo que, nuestro Padre celestial jamás le permitirá bendiciones a la carne
    pecadora del hombre, mujer, niño o niña sin haberse bautizado en agua, invocándolo a Él, como Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacobo, porque sus riquezas son muchas para llevarlas tú solo a no ser que poseas su carne sin pecados, sólo
    entonces las llevaras cada día, y por siempre.


    Legalmente, para nuestro Padre celestial, la carne pecadora: nació de Adán, cuando Eva comía del fruto prohibido, entonces, Adán junto con sus hijos y riquezas se perdieron en el pecado, sin embargo, ya bautizados en agua, invocando la perfecta
    santidad de su nombre, seguidamente, ellos vistieron su carne sin pecar, en donde sus riquezas florecen con ellos toda una vida, enriqueciendo la tierra enteramente siempre. Aquí es cuando, cada hombre, mujer, niño y niña de Israel y de las naciones
    son vestidos de la carne sin pecados, nacida de nuestro Padre celestial, para abandonar la carne pecadora nacida del fruto prohibido, finalmente todos ellos conozcan riquezas, bienestar y vida en vez de pecados, pobreza y muerte, porque realmente Él
    mismo necesita enriquecer la tierra entera contigo y con sus hijos.


    Aquí, nuestro Padre celestial te tendrá a ti, viviendo felicidades de su corazón santísimo desde su pecho glorioso, porque bautizado en agua entonces tú poseerás su carne sin pecados, saliendo de Él, poseyendo su corazón santísimo en tu pecho, y
    riquezas cananeas te reconocerán siempre, en la tierra en que vives actualmente: finalmente conociendo amor, paz, prosperidad y alegrías interminables para ti y tus amados. Visto que, riquezas de Canaán, como las de la gloria celestial únicamente te
    conocerán en la carne sagrada de nuestro Padre celestial, saliendo de Él del vientre estéril de Sarah como Isaac, por el Espíritu Santo y, luego, nuevamente Isaac de la hija virgen de David, integrándose enteramente en ti, bautizado en agua,
    entonces tú serás perfecto y santo, así como Él lo es infinitamente.


    Presentemente, nuestro Padre celestial te necesita entendiendo, que Él ya ha quitado el pecado del mundo entero, por cierto, no hay pecado en tu país, seas tú nacido como musulmán, hindú, budista, taoísta, cristiano, hebreo o cualquier otra religió
    n—pero lo que si tienes es brujería—como desobediencia a su bautismo en agua—porque brujerías jamás te tocaran a ti en su carne sin pecados. Además, la carne sin pecados de nuestro Padre celestial, saliendo de Él, estará llena con poderes
    asombrosos, que Satanás junto con ángeles caídos, la muerte y el infierno tormentoso han fallado en entenderlos, por ende, haciendo de ti y de tus amados inmunes a cualquier ataque hacia ti en tu hogar o lugar de trabajo, más bien tus poderes los
    destruirán siempre, sin fallar jamás.


    Visto que, la carne sin pecados salió de Él con su vida eterna y cada poder, poderes que tú necesitaras en tu diario vivir en tu tierra natal, destruyendo obras de Satanás, ángeles caídos, la muerte y el infierno y cada enemigo escondido de ti,
    empero, con la carne pecadora, nacida del fruto prohibido, obedecerá siempre a Satanás, espíritus inmundos, pobreza, muerte y al infierno. Definitivamente, el bautismo en agua es la mejor opción para ti y los tuyos, vecinos y amistades de alrededor
    del mundo, especialmente para tus hijos, porque Satanás estará siempre atacándolos con sus espíritus inmundos, destruyéndolos progresivamente: sin embargo, con la carne sagrada de nuestro Padre celestial, nacida de Él, entonces ellos tendrán un
    futuro grandioso y maravilloso, enriqueciéndote a ti y a tu nación siempre.


    Riquezas incrementaran dramáticamente en tu familia, tu barrio, tu comunidad, tu trabajo, tu ciudad, tu estado y en toda tu nación también, porque poderes del Juramento a Isaac incrementaran cada día con las familias ya bautizadas en agua—realmente
    poderes del Juramento hacen grande a toda la nación, poderosa y muy rica con una economía siempre creciente a través de muchos años venideros. Ciertamente, nuestro Padre celestial necesita que tú entiendas la importancia de su carne sin pecados,
    nacida de Él, como su semilla santa, para que su Hijo Jesucristo viva en Canaán, bendiciendo así a cada hombre, mujer, niño y niña con un cuerpo glorificado y con poderes del Juramento, logrando que Él crezca en ti, en Canaán y en tu nación,
    conociendo únicamente asombrosas riquezas siempre.


    De otra manera, tú siempre intentaras con lo mejor de ti para encontrar amor, alegrías y riquezas, que enriquezcan a tus amados, vecinos y amistades, pero fallando continuamente en la carne pecadora, sin embargo, si permites que nuestro Padre celestial
    crezca en ti, tocando a tus amados, vecinos y amistades con su carne sin pecados, entonces tú habrás encontrado vida, riqueza, paz y felicidad infinita. Además, bautizándote, invocándolo a Él, como Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacobo,
    entonces, tú no solamente obtendrás la carne sin pecados, que es la carne sagrada de Isaac, victorioso sobre todo enemigo, como Satanás, espíritus inmundos, la muerte y enemigos escondidos, pero igualmente tú obtendrás la roca de salvación y llena
    de océanos de amor: gozándola tú enteramente toda una vida.



    [continued in next message]

    --- SoupGate-Win32 v1.05
    * Origin: fsxNet Usenet Gateway (21:1/5)