• =?UTF-8?Q?=28IV=C3=81N=29=3A_ISRAEL_ABANDON=C3=93_EGIPTO=3A_SALPICANDO_

    From IVANIVAN555@aol.com@21:1/5 to All on Fri Sep 15 13:14:13 2017
    Sábado, 16 de Septiembre, 2017 de Nuestro Salvador Jesucristo, Guayaquil, Ecuador-Iberoamérica

    (Cartas del cielo son escritas por Iván Valarezo)

    (Feliz Día de Independencia a todo Méjico le deseamos de todo corazón a cada una de sus familias dentro y fuera de sus gloriosas tierras, dadas por nuestro Padre celestial para que sean pobladas por sus hijos e hijas, por la gracia y misericordia
    bendita de su Hijo Jesucristo, manifestada grandemente sobre todo lo alto de monte Sión, derramando su sangre libertadora. Y desde aquel día, nuestro Padre celestial nos sigue entregando cada día de nuestras vidas cada vez más y más de su Hijo
    Jesucristo y de sus muchas victorias en contra de todo mal, para que vivamos siempre victoriosos y llenos de su Espíritu Santo para alcanzar todas nuestras metas que hemos trazado alcanzarlas en todos los días de nuestras vidas. Feliz Día de la
    Proclamada Independencia Mejicana a todos.

    Felices Fiestas Patrias para todo Chile, y que nuestro Padre celestial les siga bendiciendo grandemente cada día de sus vidas, por las victorias de gracia, verdad, justicia divina y de amor eterno de su Hijo Jesucristo sobre el monte Sión, al derramar
    su sangre bendita, para que sean cada vez más enriquecidos de su Espíritu Santo y de sus dones maravillosos. ¡Amén!)


    ISRAEL ABANDONÓ EGIPTO: SALPICANDO SU SANGRE DE VIDA SOBRE MUNDOS ANTIGUOS:

    Nuestro Padre celestial tuvo que descender sobre el monte Sión con su altar del amor prehistórico, ardiendo con su amor divino por Israel en su Lugar Santísimo, porque los hijos de Abraham ya cumplían cuatrocientos años de haber vivido en el
    cautiverio egipcio, acumulando los pecados de las familias de las naciones, para el bautismo final del mar Rojo. En otras palabras, Satanás estaba listo para aniquilar a todos los israelitas en un holocausto terrible nunca antes visto por la humanidad
    entera, porque él sabia que si nuestro Padre celestial se llevaba a Israel de su cautividad al bautismo del mar, entonces él los estaba perdiendo para su reino de tinieblas para conquistar el mundo entero, posteriormente.

    Es decir que era muy importante para Satanás tener a toda la casa de Israel muerta en la carne pecadora y en el espíritu de error, para que sean sus hijos que él necesitaba para conquistar el mundo entero, destruyendo así el Juramente que nuestro
    Padre celestial había empezado con Isaac y establecido en Israel como un pacto de vida perpetua mundialmente. Por eso, es que nuestro Padre celestial tenia que moverse rápidamente, llamando a Moisés sobre el monte Sinaí, porque Él necesitaba
    hablarle a él como el Dios de Israel para liberar a sus hijos del cautiverio, por los poderes cotidianos de su santo nombre fuego, que jamás se lo había otorgado a los ángeles, ni mucho menos a nadie en la tierra.

    Nuestro Padre celestial necesitaba tener a Israel lejos de Egipto y de Satanás, que había llegado para destruir a sus hijos, pero el Señor se le adelanto, porque Él llamó a Moisés a entrar en su Lugar Santísimo, para entregarle su bautismo del Esp
    ritu Santo junto con su santo nombre fuego, para que Israel tenga poder para bautizarse en agua, finalmente. Nuestro Padre celestial necesitaba que Israel empezara a derramar la sangre de su Cordero escogido no solamente sobre los dinteles de sus casas,
    en la tierra de Gosén, en Egipto, pero igualmente por todo el desierto del Sinaí: porque Él estaba listo para empezar a recibir sus solemnes festividades cuando los israelitas sacrificaban sus corderos, derramando así toda sangre a tierra, ungié
    ndola.

    Ya que, nuestro Padre celestial necesitaba tener a todo el desierto del Sinaí completamente ungido con la sangre de cada animal que seria sacrificado en cada mañana, tarde y noche igualmente, porque todo derramamiento de sangre de los animales
    sacrificados cubrirá temporalmente todos los pecados de las naciones, y sólo hasta que su Hijo Jesucristo finalmente entre a Israel con poderes especiales. Por ende, mientras Israel aun permanecía cautivo en Egipto entonces nuestro Padre celestial
    esperó por cada hombre, mujer, niño y niña a que invoque su santo nombre fuego, que Él personalmente se lo había otorgado a Moisés sobre el Sinaí y su zarza ardiendo, que realmente es el Lugar Santísimo, ardiendo apasionadamente con su horno de
    fuegos para bautizar a Israel, finalmente.

    Aquí es cuando, Moisés fue bautizado con los fuegos del Espíritu Santo de su grande Gracia, de su grande Misericordia, de su grande Verdad y de su grande Justicia Divina, ya que Moisés tenia que ser lavado y purificado de todo pecado e impurezas no
    solamente porque recibía el santo nombre fuego, pero porque igualmente tenia que llevar a Israel a Canaán. Por eso, es que fue importante para nuestro Padre celestial que Moisés no solamente aprenda a invocar su santo nombre fuego pero igualmente cada
    hombre, mujer, niño y niña de Israel que estaban cautivados en Egipto, para que escapen de toda cautividad, para el bautismo final de agua en el lecho marino, cruzando en seco hacia el desierto del Sinaí.

    Éste bautismo de agua era muy importante para nuestro Padre celestial, ya que es el único lugar cerca de Israel, en donde podían cruzar en seco por el lecho marino, mientras las aguas estaban separadas con paredes gigantes de aguas en ambos lados,
    para que todos crucen caminando hacia el desierto llenos y ungidos abundantemente todos de su Juramento hecho a Isaac. Por cuanto, éste pacto de vida que nuestro Padre celestial había empezado con Abraham al comer del pan y vino sobre la mesa del SEÑ
    OR, servido por su Hijo Jesucristo como Melquisedec, rey de Salem y Santidad perfecta para con la humanidad entera, para que su único Hijo finalmente nazca del vientre estéril de Sarah como Isaac, por el poder del Espíritu Santo.

    Pues éste es el pacto que nuestro Padre celestial siempre buscó por la eternidad con Adán y Eva, finalmente lo concretó con Abraham y el vientre estéril de Sarah, para que su único Hijo Jesucristo nazca en la familia humana como Isaac con la carne
    sagrada y con su Espíritu Santo, llevando su perfecta vida eterna para redimir la humanidad entera, eventualmente. Ésta es la vida eterna que nuestro Padre celestial necesitaba dispersarla en todo el hogar de Abraham con su Hijo Jesucristo nacido del
    vientre estéril de Sarah como Isaac, por los poderes del Espíritu Santo, para Él entonces conquistar no solamente los hijos de Abraham pero igualmente a los de las familias de las naciones con su Juramente Todopoderoso para con Isaac.

    Dado que, éste Juramente establecido con Isaac es el bautismo en agua y el bautismo del Espíritu Santo, porque no solamente Abraham pero igualmente los hijos junto con todos los demás de todas partes del mundo, tienen que deshacerse de la carne
    pecadora del espíritu de error por medio de sus bautismos, para que su vida eterna sea en todos ellos instantáneamente. Ya que, cuando nuestro Padre celestial llevó a Israel al agua, entonces no solamente fue para liberarlos de toda cautividad de
    Satanás y de su holocausto que venia sobre ellos seguramente en Egipto, cuando el Faraón ordenó que cada niño recién nacido muera al nacer, pero igualmente, liberarlos del peligro de morir en la carne pecadora y en el espíritu de error.

    Puesto que, si Satanás podía matar a Israel en sus siete años de hambre que normalmente vienen sobre las naciones para robar, matar y destruir todo lo dado por nuestro Padre celestial a las familias, especialmente para parar y matar el crecimiento
    poblacional israelita, porque si Israel crece entonces nuestro Padre celestial, su Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo igualmente crecen mundialmente. Además, Satanás sabe perfectamente que si Israel realmente crece en población mundialmente,
    entonces él habrá empezado a perder todo territorio conquistado por toda la tierra con sus mentiras, decepciones y falsas doctrinas, en donde pueblos adoran a dioses, creyendo que pertenecen a Dios, cuando no es así, porque son nombres de Satanás
    para conquistar la humanidad entero para su reino de tinieblas.

    Sin embargo, con los sietes años de nuestro Padre celestial de riquezas, que religiosamente descienden mundialmente, entonces Él puede bendecir no solamente a Israel cuando su población crece en Canaán y por el mundo entero, pero igualmente las
    familias de las naciones, enriquecen, para que sean bautizadas en agua y bautizadas en su Espíritu Santo para entrar en su Juramento a Isaac. Puesto que, éste es el Juramento personal de nuestro Padre celestial hacia Isaac, establecido como pacto de
    vida, protección y de riquezas insondables para crecimiento de la población mundial, para que su Espíritu Santo junto con su Hijo Jesucristo sean una fuerza de perfecta santidad, subyugando a Satanás y a sus ángeles caídos haca el infierno
    tormentoso, glorificando así su santo nombre, perpetuamente.

    Ciertamente, el Juramento de nuestro Padre celestial a Isaac, para que Israel lo posea perpetuamente, es para no solamente ayudarlos a escapar de Satanás y de sus holocaustos escondidos dispuestos a venir sobre ellos por los siete años de hambre, pero
    igualmente para enriquecerlos con su Espíritu Santo y con la carne sagrada, en donde su vida eterna prevalece sobre todo mal siempre. Por eso, es que fue muy importante para nuestro Padre celestial no solamente de tener a Moisés invocando su santo
    nombre fuego pero igualmente cada hombre, mujer, niño y niña de todo Israel, porque, invocando su santo nombre fuego, que es su nombre propio, su Hijo Jesucristo y su Espíritu Santo entonces Él podía bautizarlos en el mar, limpiándolos de toda
    impureza.

    Aquí es cuando, nuestro Padre celestial intercambia el espíritu de error por su Espíritu Santo y su carne pecadora por su carne sagrada, en donde su vida eterna prevalece con su Espíritu Santo junto con sus Diez Mandamientos completamente obedecidos,
    cumplidos y glorificados por Él perpetuamente, para que Satanás falle de acercarse a ellos para robarles, matarlos y destruirlos completamente, para siempre. Además, aquí es donde nuestro Padre celestial podrá siempre defenderlos, protegerlos y
    finalmente bendecirlos no solamente a todos en Israel pero igualmente a todas las familias de las naciones, porque uno ya bautizado en agua, invocando la perfecta santidad de su santo de su santo nombre fuego, entonces su vida eterna será la vida
    enriqueciendo la vida de cada uno de ellos, siempre.

    Esto significa que la persona sea israelita o gentil ya estará viviendo en su Espíritu Santo y en la carne sagrada, salpicada con la sangre reparadora en su Lugar Santísimo, en la presencia de nuestro Padre celestial, para que aquella persona falle de
    ser contaminada con el pecado nuevamente, es decir, que todo pecado fallara siempre de infectar a los bautizados, perpetuamente. Aquí es donde nuestro Padre celestial necesita a cada hombre, mujer, niño y niña con Él, con su Hijo Jesucristo y con su
    Espíritu Santo, y éste es el Lugar Santísimo, en donde Él mismo levantó sus manos hacia su santo nombre fuego, declarando su Juramento a Isaac para que su vida eterna sea posible con toda bendición cotidiana hacia todo bautizado.

    Y es solamente aquí, en el Lugar Santísimo, como del tabernáculo de reunión, construido por Moisés y con toda mano dispuesta de toda la casa de Israel, y que ellos mismos necesitaban construirlo no en Egipto o en la tierra prometida, pero tenia que
    ser en el desierto del Sinaí y sobre el Valle de los huesos secos, cubriendo todo pecado, siempre. Y estos derramamientos de sangre de los animales sacrificados, por todos lados del desierto, tenia que ser hecho muy meticulosamente por nuestro Padre
    celestial, por su Hijo Jesucristo y por su Espíritu Santo desde la SEHKIHAH (gloria de Dios) y sobre los israelitas, como por donde ellos eran guiados para ejecutar todos los rituales y ceremonias de perfecta santidad, de salvación eterna.

    Estos derramamientos de sangre de los sacrificios tenían que ser conducidos por la casa de Israel, transitando por todo el desierto del Sinaí, pero solamente por nuestro Padre celestial, su Hijo Jesucristo y su Espíritu Santo constante supervisión,
    porque esto fue el derramamiento del Juramento hecho a Isaac, que es vida eterna sobre el Valle de los huesos secos, y todo infierno. Ciertamente, nuestro Padre celestial necesito la casa de Israel junto con su tabernáculo de reunión y su Lugar Santí
    simo, salpicando la sangre de todos los animales sacrificados a la arena del desierto, que representa siempre las muchedumbres de gentes que ya murieron y de las que vivirán en las generaciones futuras de las familias de las naciones, cubriendo así
    todo pecado victoriosamente.

    Además, nuestro Padre celestial tenia que tener a Israel yendo por todo el desierto, sacrificando los animales para que la sangre reparadora sea derramada a tierra, como los rituales y ceremonias de perfecta santidad que eran conducidos en el taberná
    culo de reunión del Lugar Santísimo, porque esto era el derramamiento de su vida eterna sobre gente muerta, para conquistar mundos antiguos, finalmente. Por eso, era importante para nuestro Padre celestial de sacar a Israel del cautiverio Egipto para
    bautizarlos en agua, para que el espíritu de error y la carne pecadora sean reemplazados con su Espíritu Santo y con su carne sagrada, en donde su vida eterna prevalece para derramamiento de la sangre reparadora por todo el desierto victoriosamente,
    restaurando así todo vida mundialmente.

    Porque al nuestro Padre celestial tener a Israel conduciendo los animales del sacrificio para derramar la sangre reparadora a tierra, con los perfectos rituales y ceremonias de justicia divina y verdad, entonces Él estaba conquistando las naciones ya
    muertas en el infierno, al cubrir sus pecados con su vida eterna, para que Él finalmente conquistar la tierra con su nuevo reino venidero. Nuestro Padre celestial es un Dios muy misericordioso con sus hijos que han nacido de su imagen y de su alma
    viviente, por los poderes asombrosos de su Espíritu Santo, para que todos ellos de todas las familias de las naciones, empezando por Adán y Eva, finalmente sean como su Hijo Jesucristo en su semejanza de gloria perfecta, para toda la eternidad.

    Visto que, cuando nuestro Padre celestial le dijo a su Hijo Jesucristo y a su Espíritu Santo vamos a formar al hombre en nuestra imagen y semejanza—entonces, Él estaba hablando de crear a todo hombre, mujer, niño y niña de todas las familias de las
    naciones, empezando con Adán y Eva en el paraíso—finalmente para resucitarlos en perfecta santidad postreramente. Puesto que, es la voluntad perfecta del amor infinito de nuestro Padre celestial de recrear a cada uno de sus hijos de todas las
    familias de las naciones, porque Él es un Dios de amor eterno, y no existe nada imposible para él en esta vida y en la venidera, para finalmente enriquecer su santo nombre fuego sobre todos sus hijos, perpetuamente.

    Por lo tanto, fue importante para nuestro Padre celestial de tomar a los hijos de Abraham y bautizarlos en agua con Él, con su Hijo Jesucristo y con su Espíritu Santo y con el Juramento que Él personalmente lo había hecho por Isaac, confirmándolo
    con Jacobo su primogénito, finalmente estableciéndolo en Israel como un pacto de vida eterna mundialmente, para siempre. Esto fue logrado por nuestro Padre celestial con Abraham al comer de la Mesa del SEÑOR el pan y vino de su único Hijo, para que
    el Espíritu Santo finalmente entre en el vientre estéril de Sarah y así su unigénito nazca como Isaac, llenó de su vida eterna, derramándola eventualmente por el mundo entero, empezando con los ya muertos del infierno.

    Por ende, fue importante para nuestro Padre celestial de tener a Israel celebrando sus festividades personales no en Egipto pero en el desierto del Sinaí, porque éste es el mundo de los muertos que nadie en su mente sana intentaría pisar este infierno
    jamás, pero nuestro Padre celestial lo hizo con sus hijos derramando de su vida eterna por todos lados abundantemente. Ésta es la bendición cotidiana del Juramente que nuestro Padre celestial personalmente lo empezó con Isaac, en su altar del Lugar
    Santísimo, en donde siempre ha esperado pacientemente por cada hombre, mujer, niño y niña a que regrese a Él de Israel y de las familias de las naciones, bautizados todos en agua, para aceptarlos en su grande amor, finalmente justificados
    perpetuamente.

    Ciertamente, al nuestro Padre celestial esperar por los cuatrocientos años para que Israel nazca en el cautiverio egipcio, acumulando pecados, enfermedades, maldiciones, pobreza y muerte de todas las familias de las naciones, entonces Él estaba listo
    para bautizarlos en el mar, para que Él pueda finalmente derramar de su sangre reparadora y vida eterna sobre los mundos antiguos del desierto, empezando en Egipto. Ya que, nuestro Padre celestial necesitaba conquistar a los mundos antiguos que ya habí
    an descendido al infierno tormentoso, porque habían muerto sin pacto de vida ni sacrificio de cordero con Él, su Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo, por ende, Él tenia que tener a Israel ejecutando todos estos sacrificios de animales sobre ellos
    yaciendo muertos, conquistándolos finalmente con su salvación enriquecedora.

    Y hasta Satanás tenia que ser derrotado en el desierto, en donde él se había proclamado rey sobre los mundos antiguos que descendieron al infierno tormentoso sin pacto y cordero sacrificado para con Dios, su Hijo Jesucristo y su Espíritu Santo,
    porque cuando Aarón echó las joyas de oro recibidas de las egipcias, entonces él salió del fuego como el becerro de oro. Y Satanás emergió del horno ardiendo, en donde Aarón había tirado todas las joyas de oro recibidas de las mujeres egipcias,
    porque él es el rey del infierno y de las familias de las naciones que murieron sin pacto y sacrificio de becerro para con nuestro Padre celestial, su Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo, entonces él tenia que manifestarse como tal.

    Aquí es cuando nuestro Padre celestial se airó en contra de Aarón por engañar a Israel, al formar un cordero de oro, porque ellos querían adorar a Dios y a su Cordero libertador del cautiverio, y Aarón como el sumo sacerdote llamó a que todo oro
    sea echado en el horno, para ver que salía de él, y Satanás dijo aquí estoy. En éste día, la ira de nuestro Padre celestial en contra de Satanás, y por todo lo que le había hecho a las familias de las naciones antiguas de mundos que terminaron en
    el infierno tormentoso, finalmente fue manifestada ante Moisés y Aarón: porque Él estaba muy airado de ver a Israel adorar a Satanás, proclamado como el becerro victorioso de Israel.

    Nuestro Padre celestial estaba asombrado no tanto del becerro de oro, pero de cómo Israel olvidó de lo hecho por Él por medio de los poderes de su santo nombre fuego y junto con su cordero, que tuvo a Moisés salpicando la sangre libertadora sobre los
    dinteles de las puertas de sus hogares para escapar del cautiverio, finalmente para renacer del agua. Nuestro Padre celestial estaba enojado con Israel, porque había cometido los mismos pecados que las familias antiguas ante Él, poniéndolos así en el
    infierno tormentoso que es para toda vida humana: y que Él había empezado ha entrar en el desierto con Israel para cubrir todo pecado, derramado de su vida eterna, y no lo contrario: haciéndose Israel pecador/idolatra como los antiguos.

    Nuestro Padre celestial necesitaba destruir a Israel antiguo en el desierto, porque ante los ojos de las familias de las naciones yaciendo en el infierno tormentoso, era el juicio correcto que deberían recibir en aquel día, al pie del monte Sinaí,
    porque en vez de recibir sus mandamientos justos que es su vida eterna escrita, pecaron, entonces debieron recibir su juicio final, instantáneamente. Sin embargo, Moisés inmediatamente empezó a orar por Israel, porque él había recibido por bautismo
    los poderes del Juramento hecho por nuestro Padre celestial sobre su Lugar Santísimo: levantando sus manos y prometiendo de ser siempre amoroso, verdadero y misericordioso para con Isaac y sus hijos, manifestando así su gracia, misericordia, verdad y
    justicia divina cuando sea requerida: destruyendo todo pecado, perpetuamente.

    Además, ésta fue la manera finalmente para nuestro Padre celestial de tomar su Juramento a Isaac y los hijos bautizados en agua y bautizados en su Espíritu Santo, renaciendo así de su imagen y de su alma viviente para regresar a la vida eterna del
    reino de los cielos, eternamente justificados, para servirle a Él y a su santo nombre fuego, eternamente. Sin embargo, con Israel pecando, como lo habían hecho, aceptando y declarando que el becerro de oro fue el libertador del cautiverio que
    necesitaban amar, servir y adorar y hasta que entren a la tierra prometida con él, conquistándola así eternamente, entonces la ira de nuestro Padre celestial empezó a arder a grados nunca visto por los cielos, pero su Juramento lo calmó.

    Esto nos demuestra el poder del Juramento de nuestro Padre hacia Isaac y toda alma viviente, porque jamás cambiara ni menos será debilitado por Satanás y sus artimañas de cualquier lugar del cielo, la tierra y las aguas debajo de la tierra: porque
    este poder del Juramento es perpetuo, ya que tú y los tuyos deben ser enriquecidos con toda la tierra, siempre. Puesto que, fue por éste Juramento a Isaac de nuestro Padre celestial que hizo que descendiese del cielo con su altar del Lugar Santísimo,
    descansando sobre el monte Sinaí, para que Él no solamente bautizar a Moisés con su santo nombre fuego pero igualmente a cada hombre, mujer, niño y niña de Israel y de las familias de las naciones, perpetuamente.

    Además, nuestro Padre celestial está determinado a conquistar el mundo entero y con su humanidad que le pertenece a Él, porque Él creó las cosas junto con su Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo, por eso Satanás tiene que irse de su Creación así
    como en el cielo, para jamás regresar a la vida angelical que conoció, porque no debió vivirla jamás. Por el desierto del Sinaí Israel continuó rebelándose en contra de Moisés, por ende, toda rebelión era en contra de Él, su Hijo Jesucristo y
    el Espíritu Santo, porque Israel quería regresar a la vida de abundancia que había vivido en Egipto, porque el desierto estaba sin vida alguna y violento para levantar a sus hijos que heredaran lo conocido/heredado por ellos.

    Aquí es cuando, nuestro Padre celestial hizo que sus juicios cayeran sobre los israelitas nuevamente, porque las serpientes venenosas que viven con los mundos antiguos del infierno tormentoso, entonces empezaron a salir de entre la arena, para morder a
    los israelitas rebeldes, que empezaron a sufrir muertes agonizantes, clamando al Padre celestial por ayuda y liberación inmediata de la muerte aterradora. Nuestro Padre celestial le dijo a Moisés que forme una serpiente de bronce a martillazos como las
    que salían de la arena, porque eran culebras de juicio en contra del pecado y la rebelión hacia nuestro Padre celestial que yacían en el infierno atormentando a las familias de las naciones antiguas, muertas sin pacto y sacrificio para con Él y su
    unigénito.

    Nuestro Padre celestial le dijo a Moisés que les enseñara a los israelitas que era justo mirar a la serpiente de bronce, clavada a la vara de Aarón, para sanidad, liberación, paz, restauración, reconciliación, riquezas y finalmente salvación llena
    de su vida eterna, escondida en ella, y por creerla, entonces ellos serian beneficiados, sanándose, sin tener que morir para descender al infierno perdidos. Entonces Moisés hizo exactamente lo que nuestro Padre celestial le había ordenado para los
    israelitas heridos, para que sigan su ley expresa de mirar a la serpiente de bronce, clavada al madero, porque su salvación está escondida en ella, y fue así desde el cielo para ayudarlos a regresar a la vida eterna listos para vivir su gloria
    celestial, eternamente justificados.

    Nuestro Padre celestial tuvo a Moisés no solamente martillando a la serpiente de bronce en su forma ante los israelitas heridos y envenenados por las serpientes venenosas, pero igualmente les ordenó que la siguieran viendo, porque su sanidad, salvació
    n, restauración y reconciliación con nuestro Padre celestial están escondidas en ella, y por ende, en el regreso de Isaac: Como El Santo de Israel. Es decir también que nuestro Padre celestial le dio a Moisés una ley legal que no solamente tenia que
    ser levantada en medio del campamento israelita, para que sea visible a todo hombre, mujer, niño y niña, pero también fueron todos llamados legalmente a mirarla siempre, porque su salvación venia de ella a ayudarles a conquistar a Canaán,
    postreramente.

    Desde entonces acá, el Israel antiguo jamás quitó su mirada de ella, porque fueron ordenados por nuestro Padre celestial y Moisés de siempre observarla, porque posee poderes sanadores en abundancia por toda la vida, pero igualmente poderes necesarios
    que fueron juramentados a Isaac, y esto es de que Él bendecirá a Israel y a las naciones con perfecta salvación y vida eterna continuamente. Los israelitas con sólo mirar a la serpiente de bronce, clavada al madero, entonces ellos no solamente
    empezaron a sentir sanidad descender del cielo para sus mentes, corazones, cuerpos, espíritu humano y en toda su vida, pero igualmente continuaron experimentando bendiciones maravillosas de amor, paz, riquezas y gozos que les ayudaban a vivir su vida
    del desierto en una manera muy especial.

    Nuestro Padre celestial, ciertamente, los había preparado para descender al Valle de los huesos secos, porque ya tenían un pacto de vida y con su sacrificio de Cordero que estaba en su camino para sanar, bendecir, purificar, santificar, enriquecer y
    finalmente liberarlos del poder del becerro de oro, el infierno y la muerte, resucitándolos en el Tercer Día con su vida eterna. Por eso, es que nuestro Padre celestial le dijo a Moisés, desciende del monte Sinaí para bañar, limpiar, purificar y
    santificar a cada hombre, mujer, niño y niña de la casa de Israel para que esperen al pie de la montaña, sin subir ninguno de ellos, para que no mueran: porque ya pronto subirán en el Tercer Día a ver al SEÑOR.

    Moisés hizo exactamente así como nuestro Padre celestial le había mandado hacer con los israelitas que se bañaron, limpiaron, purificaron y santificaron no solamente todos ellos, pero igualmente con todas sus pertenencias, incluyendo a sus ganados,
    porque era importante que cuando se paren al pie del monte Sinaí, entonces nuestro Padre celestial les permitiría ver al SEÑOR en el ultimo día. Lo que los israelitas fallaron en conocer fue de que nuestro Padre celestial le había dicho a Moisés de
    prepararlos con mucha limpieza, purificación, y santificación, bautizándolos en agua en su santo nombre fuego, entonces fue para que ellos esperen aún muertos por la culebra de bronce que les manifieste con su nombre ardiendo sobre Israel: ¡La
    venida del Gran Rey Mesías!

    Esto fue algo que tenia que suceder cuando toda la casa de Israel yacía en el Valle de los huesos secos santificados, purificados, bañados, limpios de toda impureza para continuar observando a la serpiente de bronce y hasta que les enseñe la
    manifestación del Rey Mesías, naciendo del vientre virgen de la hija de David, por los poderes remarcables del Espíritu Santo. Por cuanto, así Isaac nació por el Espíritu Santo, dándole vida no solamente a Jacobo como primogénito de nuestro Padre
    celestial en la tierra, pero seguidamente a toda la casa de Israel postreramente, incluyendo al Rey Mesías del nacimiento virgen de la hija de David, para que el santo nombre fuego entre a Israel, llenó de su poderosa salvación de todos, mundialmente.

    Éste es el día cuando la noche de Israel se tornó en luz y así todo el Valle de los huesos secos, que la casa de Israel yaciendo en sus tumbas veían su salvación no solamente para vivir la vida eterna de nuestro Padre celestial y de sus
    mandamientos santísimos, pero igualmente vieron cómo sus pecados fueron cancelados con su sangre reparadora. Ésta es la noche que se tornó en un día eterno no solamente para Canaán pero igualmente para toda la casa de Israel yaciendo en el Valle de
    los huesos secos, porque ya habían descendido santificados, purificados, bañados y limpios de impurezas por Moisés, viendo así claramente toda vida eterna otorgada por el Padre celestial, vivida perfectamente por su único Hijo Jesucristo.

    Cada hombre, mujer, niño, niña de la casa de Israel no solamente vio como su cuerpo se tornó en polvo transportado a Canaán por el Rey Mesías, pero igualmente todos vieron como los árboles finalmente se convirtieron en el madero que se necesitaba
    sobre el altar del amor prehistórico, en donde el santo nombre fuego reposara en perfecta santidad de vida eterna. Gloriosamente, el santo nombre fuego de nuestro Padre celestial clavado al madero, que es la casa de Israel que yacía en el Valle de los
    huesos secos, para ver no solamente al Rey Mesías vivir la vida personal del Padre celestial, pero igualmente vivir la de todos en Israel y en las familias de las naciones, entrando así al cielo eternamente redimidos.

    Ya que, cuando la casa de Israel vio cómo nuestro Señor Jesucristo vivió la vida eterna del Padre celestial en Canaán, entonces igualmente vieron las familias de las naciones en el infierno tormentoso que están pagando por sus pecados, porque tambié
    n tienen que aprender cómo vivir la vida eterna bajo el fuego del nombre santo sobre todos ellos en la eternidad venidera. Por eso, cuando nuestro Señor Jesucristo derrotó a Satanás y a sus artimañas junto con los ángeles caídos, incluyendo al á
    ngel de la muerte, entonces él derrotó a todo enemigo con la vida eterna del Padre celestial, entregada a Isaac bajo Juramento, confirmado en Jacobo, y establecido en Israel como pacto de vida eterna y bendición cotidiana, para todos bautizados en
    agua.

    Visto que, nuestro Padre celestial que jamás permitirá a nadie que viva con Él en Canaán ni menos en el paraíso o en la Nueva Jerusalén celestial a no ser que sea bautizado en agua, invocando la perfecta santidad de su santo nombre, su Hijo
    Jesucristo y el Espíritu Santo, para que todos sean renacidos de su Imagen como sus hijos legítimos. Inequívocamente, éste es el único camino posible para quienquiera pueda renacer en Israel y en las familias del mundo entero, porque en el bautismo
    en agua invocando al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, entonces el altar del Lugar Santísimo estará en el agua para implantar sobre ti el Juramento de nuestro Padre celestial a Isaac, bendiciéndote con grandes poderes cotidianos.

    Por ende, es aquí cuando tú finalmente abandonaras el espíritu de error por el Espíritu Santo y la carne pecadora por la carne sagrada, que es Isaac a quien Él juramento su vida eterna, protección y bendiciones de sanidad, salud, bienestar y
    perfecta salvación llena de amor, gozo, paz y descanso para tu alma viviente y abundante salvación, levantándote siempre al cielo. Por eso, cuando Israel antiguo vio a su Hijo Jesucristo tomando al madero que en vida fueron sus cuerpos humanos que se
    habían rebelado en contra de Moisés y de nuestro Padre celestial en todos sus días en la tierra, y finalmente oyeron la voz de Dios, porque su salvación había llegado abundantemente, entrando al Lugar Santísimo perpetuamente justificado con el Mesí
    as.


    [continued in next message]

    --- SoupGate-Win32 v1.05
    * Origin: fsxNet Usenet Gateway (21:1/5)